jueves, 24 de octubre de 2013

MIS MAÑANAS NO SON TODAS IGUALES.




¡Los ojos  duelen con la lectura!...
Una vez más veo la hora.
El ansia de sentir,  provoca mi desvelo,
este deseo infinito de ser tuya…y tú mío.
Necesito amarte, sentir tu amor, tus locos deseos.

Pasan las  horas, ¡aún  falta!.
El sueño llega…mis ojos me pesan
La noche cubre mi cama sólo queda la luz de la espera.
Te sueño; alterada,  ese deseo tuyo de ser sólo mío...
Despierto; te busco insistente recorro mi cama,
mi mano no  te encuentra…

Las noches terminan cuando los pájaros elevan su canto al cielo,
la naturaleza comenzará al despertar el nuevo día.
Los gatos vagan por el techo;  bajarán a buscar su alimento.
Agosto con sus deseos les ha dado  hambre…
Satisfechos  juegas en  el patio trasero jugando con  sus ovillos de lana...
Vuelvo a mi habitación, descubro las ventanas, abro mi correo…
no estás, aún no regresas…

Duermo, de nuevo, la angustia de la espera.
Las horas pasan, Ellas son siempre iguales;
Una hora sesenta minutos, un  minuto sesenta segundos.
Nada puedo hacer,  ni puedo cambiar, sólo me resigno y espero...
Suena la campana del reloj,  miro y aún falta.
¡Oh Dios…por qué  no regresa!

Me duermo; no quiero  escuchar,  sentir, ni oír la música, ni el trinar de los pájaros…
Mi oído, mi cuerpo, mi ser se estremece:
Reconozco esos besos apasionados sobre  mi cuerpo…
Abro mis  ojos y  me encuentro con tus labios acercándose a los míos.
Siento tu esencia, tu aroma,  tu respiro, mi respiro, mi sofoco,
mi pasión y tus deseos pasión  que excita hasta doler.

 Ay,  amor  como se amalgaman nuestras  ansias.
Deseos que escondidos  bajo las sábanas huyen del placer.
Bajas las manos y recorres mi cuerpo con ansias y olvido la espera
Olvido mi enojo, deseo más deseo, más pasión, más entrega.
Cuerpos que se funden  por un instante un solo sentir.
Imagino  tu voz amante,
tus deseos invadiendo el último lugar de mis sentidos…

Me has hecho feliz, y me prometes y te prometo. 
Es aquel éxtasis, el fin de dos  cuerpos que se funden se unen.
Dos cuerpos que se mezclan:  viene la calma  y me dices,
¡Estoy acá he vuelto desde el limbo!.
Nuestros cuerpos caen extasiados, sacas un cigarro
Me vuelvo a la pared…y lloro…

Tengo que huir a mi espacio...tomo mi ropa desde el suelo.
Me levanto : MIS MAÑANAS NO SON TODAS IGUALES…hoy estuviste tú…
Como vienes  te irás.    Apago el PC…



Poema escrito por:

PENSAMIENTO
30 de Agosto del 2009  17:03
Escrita en Chile, Santiago.