martes, 11 de noviembre de 2014

CONSANGUINIDAD

CONSANGUINIDAD

Nunca pedí socorro
hoy me hundo
en mi miseria humana
en mi interna
lombriz solitaria
que me devora
el alma y el sentimiento.

Recurro a mi origen
a la hermandad de madre
a la consanguinidad
al lazo indestructible
al cordón umbilical.
Nunca sentí tanta carencia
orfandad extrema
corazón solitario único.

Ya no soy la que fui
la mujer fuerte
sobreprotectora
capaz de levantar el mundo
soy pequeña y frágil
una débil mariposa
sin destino, desolada,
solitaria, abandonada
por si misma... Sola.



Pensamiento
11.NOV.2014